Las Matemáticas del Venture Capital

Photo by Antoine Dautry on Unsplash

Andreessen Horowitz, más conocido como a16z, es una de las las gestoras de fondos más relevantes de Silicon Valley con más de diez mil millones de dólares en activos bajo gestión. Han sido inversores tempranos en empresas como Airbnb, Facebook, Instagram, Pinterest, Rappi o Slack, entre otras. Scott Kupor, primer empleado de a16z, acaba de lanzar su libro Secrets of Sand Hill Road  que debería ser lectura obligada para emprendedores, gestoras de fondos e inversores buscando entrar al mundo del capital de riesgo.

Analizando más de 7.000 inversiones realizadas en un periodo de 30 años, Scott demuestra que el 6% de estas inversiones ha generado el 60% de los retornos, los famosos “10x”, mientras que la mitad de las inversiones han sido pérdidas. Al agrupar los fondos por rentabilidad, los más rentables no tienen una menor proporción de inversiones fallidas (todos los fondos se equivocan aproximadamente la mitad de las veces) sino que se diferencian por la cantidad de inversiones con retornos de más de 10 veces sobre el capital invertido.

Esto demuestra que esta es una industria “de riesgo”, donde se premia la audacia y los errores son parte de un proceso de aprendizaje continuo. Por otro lado, las matemáticas obligan a que los fondos tengan un tamaño mínimo que permita hacer la cantidad de inversiones necesarias para que los fallos no absorban toda la rentabilidad del fondo.

En Chile y en Latinoamérica en general, nuestros emprendedores se quejan de la aversión al riesgo de los fondos locales. Si bien hay una cantidad razonable de aceleradoras y fondos para inversiones de menos de 500.000 dólares que ayudan a lanzar la startup, hay muy pocos fondos con capital disponible para inversiones de 5 millones de dólares y estos son, en general, aversos al riesgo.

La principal razón para esta aversión al riesgo es el gran impacto que tiene perder una inversión de 5 millones de dólares en un fondo pequeño, condenándolo a retornos pobres o negativos. Adicionalmente, las ayudas de los diferentes gobiernos, incluyendo CORFO generalmente incentivan a fondos de inversión de menor tamaño que pueden hacer pocas inversiones.
Necesitamos ser más ambiciosos y lanzar fondos de mayor tamaño que permitan que las matemáticas del Venture Capital funcionen y así salir de la trampa de la aversión al riesgo y los retornos mediocres y finalmente tener una industria que esté a la atura de la calidad de los emprendedores que está generando de la región.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *